Reseña: Seducción, de Amanda Quick

Lo llamaban El Demonio y decían que jamás amaría a otra mujer. Ella aceptó el desafío. Las gentes del lugar lo llamaban El Demonio, pues el sombrío y enigmático Julián, conde de Ravenwood, era un hombre de temperamento iracundo. Su primera esposa había muerto de modo misterioso, un hecho que no se olvidaba fácilmente. Había …