Cómo escribir un libro (IV): El primer borrador

Esta semana tocaba continuar con la guía para principiantes sobre cómo escribir un libro. Por si estáis despitados/as, esta es la cuarta parte de dicha guía. Os recomiendo que leáis primero las partes anteriores, dedicadas a la documentación, la planificación y la creación de los personajes (primera, segunda y tercera parte respectivamente).

Dicho esto, empecemos con esta cuarta parte, en la que os explicaré cómo escribir el primer borrador de tu novela sin morir en el intento. ¿Estáis listos? ¡Vamos allá!

Antes de comenzar a escribir

Lo primero que debes tener en cuenta es que tu primer borrador es eso, un borrador. No esperes que tu obra, ya en la primera escritura, sea comparable al Quijote (siendo sincera, tampoco lo esperes después de las múltiples revisiones). Te diré más, la frase que acompaña a la siguiente foto me ha perseguido durante toda la fase de escritura del primer borrador e incluso más allá:

tu-borrador-es-una-mierda-y-lo-sabes

Tu borrador es una mierda y lo sabes.

Pero no por eso me desanimé y tú tampoco deberías hacerlo, porque un primer borrador es la forma que tiene un escritor de contarse a sí mismo la historia. Después de las revisiones, estarás listo para contar tu historia al mundo. Si lo comparamos con un dibujo, el primer borrador es un bosquejo difuso, en el que solo tú entiendes lo que hay. Después irás añadiendo capas y más capas (primero el lineart, después un coloreado plano, seguido por sombras, luces, etc) que harán de tu dibujo una obra artística.

proceso-escribir-un-libro-primer-borrador

El proceso de creación de una novela es similar al de la creación de una pintura. Artista: Stefan Harris (Instagram)

Empieza por el principio… o no

No siempre es aconsejable empezar por el inicio de tu historia, en especial, si es la primera vez que escribes un libro. Debes saber que a medida que escribes mejora tu técnica. Si comienzas a escribir tu historia por el principio, la calidad será menor al inicio que al final y todos sabemos que es en las primeras páginas donde decidimos si vamos a leer un libro o no.

Por eso te recomiendo que empieces por tu escena favorita si eres un escritor novel. Comenzarás a escribir inspirado y a partir de ahí, será muy fácil completar tu historia. Cuando ya tengas buena parte de ella escrita, podrás lanzarte a la difícil tarea de escribir el comienzo de tu libro.  En Literautas encontrarás un interesante artículo sobre cómo escribir los primeros párrafos de tu historia.

Escribe todos los días

Lo más importante durante la escritura de tu primer borrador es, en mi opinión, dedicarle algo de tu tiempo cada día. No importa si solo es una frase, dos páginas o veinte, lo verdaderamente importante es que seas constante. Eso me recuerda a una pregunta que mucho nos hacemos: ¿Cuánto tiempo al día debo dedicarle a la escritura?  Lo idóneo, según diversas publicaciones, es una hora. La razón es que, normalmente, alcanzamos nuestro pico de concentración alrededor de los treinta minutos después de haber comenzado una tarea.

Hablando de concentración…

Es esencial que busques el entorno y el tiempo que te permita optimizar tu concentración. A algunos escritores les gusta escribir con música, otros necesitan estar en completo silencio; algunos escritores alcanzan su pico creativo en la mañana y otros, durante la noche. Conócete a ti mismo como escritor y aprovéchalo para ser productivo: debes escribir tu primer borrador sin tomar grandes pausas, de un tirón. Eso sí, permítete a ti mismo descansar cuando estés saturado.

La calidad de tu escritura NO importa

Pensarás que me he vuelto loca, pero la frase que se encuentra sobre estas lineas es completamente cierta. No debes preocuparte por la gramática, la ortografía o el estilo de tu texto. Si te paras a corregir tu texto continuamente, perjudicarás tu creatividad y tu ritmo, y eso es lo último que queremos. Eso no quiere decir que no puedas releer lo que has escrito jamás de los jamases. De hecho, a mí me resultaba de gran ayuda releer las últimas páginas que había escrito el día anterior, justo antes de iniciar mi sesión de escritura diaria. Eso sí, nunca te pares a corregir lo que ya has escrito. Deja eso para las revisiones (¡Hazme caso!).

Deja reposar el texto

Importantísimo, cuando hayas finalizado el primer borrador de tu historia debes esconderlo en los confines del ordenador (o en un cajón recóndito, si lo has escrito a mano). Debes dejarlo allí mínimo tres semanas y máximo, un mes y medio. Esto te servirá para desconectar de tu historia y romper el lazo sentimental que te une a ella, de forma que podrás localizar mejor los errores a la hora de revisar.

Mientras esperas, puedes dedicar tu tiempo a planificar tu próximo libro ;).

***

Hasta aquí la entrada de hoy. ¿Hay algo que queráis añadir a estos consejos sobre la escritura del primer borrador? ¿Estáis de acuerdo con todos los puntos? Si te ha gustado la entrada, ayúdame compartiendo, comentando o dando like. ¡Eso me motiva a seguir escribiendo! Suscríbete a mi newsletter para estar al tanto de las novedades del blog y para recibir alguna que otra sorpresa.

¡Gracias por leerme!