¿Cuánto sabes de la mujer en la Antigua Roma? | Especial Día de la Mujer

¿Sabéis que día es hoy? Seguro que ya lo habéis adivinado por el título, pero aún así, os lo recordaré: hoy, 8 de marzo, se celebra el Día Internacional de la Mujer y como este es un día tan señalado, he querido escribir una entrada especial dedicada al género femenino. Pero lo cierto es que no sabía muy bien cómo enfocarla, hasta que por fin se me ha ocurrido una idea.

Como ya sabéis los que me seguís por el blog, estoy escribiendo una novela romántica ambientada en la Antigua Roma, para la cual he investigado en profundidad sobre la vida cotidiana de la época. Me pareció que sería una buena idea escribir una entrada sobre la mujer en el Imperio Romano. Sin embargo, no quería que se convirtiese en un tostón y he pensado en una forma amena de que aprendáis sobre el tema: un test para probar vuestros conocimientos sobre la mujer en la Antigua Roma. ¡Espero que os guste la idea!

Nota: Para leer las respuestas, selecciona el espacio en blanco a partir de «Respuesta correcta».

Test: Pon a prueba tus conocimientos sobre la mujer en la Antigua Roma

Pregunta 1: El divorcio en la Antigua Roma

Hoy en día a todos nos parece un derecho fundamental, pero no siempre fue así. En la Antigua Roma, un hombre podía divorciarse solo con pronunciar las siguientes palabras: «Vete de mi casa». Y ahora viene la pregunta: ¿Podían las mujeres divorciarse con la misma facilidad o era un derecho reservado solo a los hombres?

a)No podían, bajo ningún concepto.

b)Sí podían, aunque no les resultaba tan fácil como a los hombres.

c)Podían divorciarse de igual forma que los hombres.

Respuesta correcta: (C) En efecto, las mujeres también podían divorciarse y no existía ningún tipo de impedimento. Si bien es cierto que el estigma social era ligeramente mayor en el caso de la mujer.

Pregunta 2: El uso de cosméticos en la Antigua Roma

Las mujeres de la Antigua Roma, al igual que las actuales, gustaban de mejorar su aspecto físico mediante el uso de cosméticos. Algo que no estaba del todo bien visto por los hombres. ¿Sabrías decir cuál de estas frases, tan de rabiosa actualidad, fue pronunciada por el famoso poeta romano Ovidio?

a) «El arte [del maquilaje] solo embellece el rostro de las mujeres si nadie ve sus secretos».

b) «El maquillaje más hermoso en una mujer es la pasión, pero los cosméticos son más fáciles de comprar».

c) «No hay maquillaje en el mundo que pueda embellecer un corazón feo».

Respuesta correcta: (A). La frase de la respuesta (B) fue pronunciada por Yves Saint Laurent y la (C), por Kevyn Aucoin. ¿No os parece curioso que el pensamiento haya cambiado tan poco en casi veinte siglos?

Pregunta 3: La esclavitud de la mujer en la Antigua Roma

Cuando una esclava daba a luz, el vástago pasaba a ser también propiedad del amo. Esto hacía que las esclavas fértiles fueran muy valoradas por sus amos y a menudo, se las recompensaba con la libertad después de dar a luz a varios hijos. ¿Sabes cuántos hijos sanos eran necesarios alumbrar para conseguir la tan ansiada libertad?

a) 2

b) 3

c) Más de 3

Respuesta correcta: (C). Las mujeres que daban a luz a tres o más hijos, recibían como recompensa su libertad (si no morían antes como consecuencia de alguno de los partos, algo extremadamente común).

Pregunta 4: El matrimonio en la Antigua Roma

Los antiguos romanos, al igual que nosotros, también debían pronunciar unos votos para formalizar el matrimonio. En la ceremonia nupcial, el futuro marido debía preguntar a la que iba a ser su esposa cuál era su nombre, a lo que esta respondía: «Ubi tu Gaius, ego Gaia».  ¿Podrías decirme qué significan estas palabras?

a) Tú eres mi esposo, yo soy tu esposa.

b) Si tú te llamas Cayo, yo me llamo Caya.

c) Tu sangre es ahora mi sangre.

Respuesta correcta: (B). Como dato extra te contaré que de esta frase procede la palabra «tocayo/tocaya» del castellano.

Pregunta 5: El nacimiento en la Antigua Roma

Cuando un bebé venía al mundo, el padre debía decidir si lo aceptaba en el seno de su familia o si, por el contrario, lo abandonaba a su suerte. Esto se simbolizaba dejando al recién nacido en el suelo, y una vez allí, el pater familias debía tomarlo en sus brazos si lo aceptaba como su hijo. Después de esto, tenía lugar la ceremonia del nombre. En el caso de los niños, estos recibían su nombre ocho días después de su nacimiento. ¿Sabrías decirme cuándo recibía su nombre el bebé en el caso de ser una niña?

a) A los ocho días, igual que los niños.

b) A los nueve días, un día después que los niños.

c) A los siete días, un día antes que los niños.

Respuesta correcta: (B). Las niñas recibían su nombre un día después que los niños y además, recibían un amuleto diferente al de ellos que usaban hasta el día de su matrimonio.

Pregunta 6: La higiene personal en la Antigua Roma

Los romanos, a excepción de algunos privilegiados que podían tener su propio baño privado en la residencia donde habitaban, acudían cada día a las termas públicas para asearse. Sabiendo esto, es inevitable que surja la siguiente pregunta: ¿Eran las termas baños mixtos o había edificios separados para hombres y mujeres?

a) Hombres y mujeres se bañaban juntos.

b) Había termas para mujeres y termas para hombres.

c) Las termas eran lugares mixtos, pero existía un horario que regulaba el acceso a  mujeres y a hombres, de forma que nunca se mezclaran entre ellos.

Respuesta correcta: (C). Generalmente, las mujeres acudían por la mañana y los hombres por la tarde.

Pregunta 7: Educación de la mujer en la Antigua Roma

Niños y niñas acudían a la escuela para aprender a leer, escribir y a realizar cálculos más o menos complejos. Las familias ricas tenían sus propias nodrizas y pedagogos, mientras que los más pobres podían enviar a sus hijos a escuelas públicas. Los niños terminaban sus lecciones alrededor de los quince años, aunque siempre podían continuar cultivándose, si así lo deseaban. ¿Podrías decirme a qué edad debían abandonar las mujeres el estudio?

a) A los trece años.

b) A los quince años.

c) A los diez años.

Respuesta correcta: (A). Las niñas eran consideradas adultas al cumplir los catorce, por lo que debían completar su educación antes de esa fecha.

Pregunta 8: El sexo en la Antigua Roma

Como en todas las culturas, en la Antigua Roma también existían tabúes sexuales que, sin embargo, eran muy diferentes a lo que hoy podría considerarse un tabú. Esto es así porque la religión cristiana introdujo nuevas prohibiciones a la hora de practicar sexo. ¿Podrías decirme cuáles de las siguientes prácticas sexuales eran consideradas un tabú en la Antigua Roma?

a) La homosexualidad.

b) El sexo oral de la mujer hacia el hombre.

c) El sexo oral del hombre hacia la mujer.

Respuesta correcta: (C). La homosexualidad no estaba mal vista en sí, aunque sí existían unas estrictas normas que había que seguir para que no estuviese considerado un acto amoral. Sin embargo, que un hombre practicara sexo oral a una mujer estaba extremadamente mal visto, pues en ese caso, el hombre estaría sometiéndose a la mujer. Claro que, en la intimidad, cada uno hacía lo que le placía.

***

Hasta aquí la entrada de hoy. ¿Te ha gustado el formato de la entrada? ¿Cuántas preguntas has acertado? ¿Ha habido algo que te haya llamado especialmente la atención? Apóyame compartiendo, comentando y dando like al contenido, eso me motiva a seguir escribiendo.

¡Gracias por leerme!

Bibliografía

  • La vida cotidiana en Roma, Miguel Ángel Novillo López
  • Asi vivían los romanos, Josefa Espinos, Pascual Maslá, Dolores Sánchez y Mercedes Vilar
  • La vida cotidiana en Roma en el apogeo del Imperio, Jérôme Carcopino
  • Amor y sexo en la Antigua Roma, Alberto Angela