Cómo elegir un seudónimo original de escritor

Creo que una de las primeras cuestiones que nos planteamos todos los que nos queremos dedicar a esto de la escritura de forma más o menos profesional es si vamos a usar o no un seudónimo. Una de las razones más comunes para usar un seudónimo es la vergüenza, seguramente dudas de tu calidad como escritor y prefieres que nadie sepa quién eres en realidad. Otra posibilidad, bastante frecuente también, es que tengas un nombre muy común o que ya se encuentre en uso por otro escritor/ra.

Sea como sea, estás aquí porque has decidido usar un seudónimo, aunque no sabes muy bien cuál, y yo estoy aquí para ayudarte a elegirlo. Para ello, lo primero que voy a hacer es contarte la historia que hay detrás del mío y con suerte eso te inspire. Pero si no es el caso, no te preocupes, te daré unos cuantos consejos que te ayudarán en la difícil tarea de encontrar un seudónimo original de escritor.

¿Por qué Maira Romero?

cropped-sin-tc3adtulo-1.jpg

En cuanto decidí que iba a tener un seudónimo, tuve muy claro que, de alguna forma, ese seudónimo iba a homenajear a mi abuela. ¿Por qué? Pues porque como ya sabéis todos gracias a la primera entrada de mi blog, ella fue como una madre para mí y lo digo en el sentido estricto de la palabra. Esa gran señora nos sacó adelante a mi hermana y a mí después de que mi madre muriera. Gracias a ella he crecido sin que me falte de nada y he podido estudiar en la universidad. Mi seudónimo solo es una forma más, como cualquier otra, de darle las gracias.

Antes de que me preguntéis, mi abuela no se llama Maira Romero. El nombre de mi abuela es un nombre de señora mayor y no quería que la gente pensara en una adorable ancianita al escuchar el nombre que me representa como escritora. Así que hice unos cuantos cambios en el nombre y en los apellidos de mi abuela y de ahí salió Maira Romero. Como no quiero publicar información sensible en internet, solo diré que su nombre es Maria Purificación y su segundo apellido es Romero, así que me quedé con el María y el Romero, le di una vuelta de tuerca y de ahí nació Maira Romero.

Sin embargo, os mentiría si os dijera que ese nombre salió a la primera. El proceso conllevó un esfuerzo importante, porque consideré muchísimas opciones y casi siempre me encontraba con que esas otras alternativas estaban cogidas. Pero, es gracias a esa incansable búsqueda del seudónimo perfecto que ahora puedo aconsejaros a vosotros. Así que vamos a ello.

Crea una lista interminable de seudónimos

Según mi propia experiencia, lo mejor es partir de algo fijo y a continuación, buscar el resto de los elementos que compondrán el seudónimo. Con esto me refiero a que debes tener claro al menos uno de los componentes de tu seudónimo, bien sea el nombre o alguno de los apellidos. Así te resultará mucho más fácil la búsqueda. Piensa en personas que admires, no tienen por qué ser cercanas a ti, ni siquiera tienes por qué conocerlas en persona, y selecciona alguna palabra que las defina. No te limites solo a su nombre o apellido, puede ser cualquier palabra y recuerda que siempre puedes traducirla al español o cualquier otro idioma que te guste.

Supongamos que de esta forma ya tienes, por ejemplo, el apellido de tu seudónimo. Ahora empieza a escribir, sin pensarlo demasiado, una lista de nombres con los que tu apellido podría hacer buenas migas. Puedes incluir también la onomástica del día en que naciste o del día que nació la persona que admiras. Después de eso, selecciona aquellos que más te gusten y comprueba que no estén ya en uso mediante una búsqueda en internet. Si has dado con un seudónimo de esta forma, ¡enhorabuena! Si no es el caso, continúa leyendo.

¿Qué pasa si ya está cogido?

Resulta que has hecho tu lista y uno de los seudónimos ha robado tu corazón, pero ¡oh, sorpresa! Ya existe alguien medianamente conocido con ese mismo nombre y ese mismo apellido cuya combinación tanto te ha gustado (para colmo, puede que incluso se dedique a escribir). Si ese es el caso, no te preocupes, te traigo un truqui.

Seguramente ese seudónimo te haya llamado la atención debido a su sonoridad o lo que es lo mismo, la combinación de ese nombre y ese apellido (o apellidos) tiene una musicalidad especial. Pues bien, hay una forma de encontrar otros nombres con los que tratar de imitarla.

Rima asonante y rima consonante

Ahora os pediré que retrocedáis a vuestra época en el colegio. ¿Os acordáis de aquello de rima asonante y rima consonante? Para aquellos que no lo recuerden, aquí va un pequeño repaso:

  • Entre dos palabras existe una rima consonante cuando ambas se escriben exactamente igual desde la sílaba tónica, vocal incluída. Ejemplo: Tortilla y campanilla. En este caso la sílaba tónica es -ti- para tortilla, y -ni- para campanilla. Además, la vocal tónica en ambos casos es la «i». A partir de esa sílaba, las dos palabras terminan en -lla. Por lo tanto, es rima consonante.
  • Entre dos palabras existe una rima asontante cuando solo se repiten las vocales desde la sílaba tónica, vocal incluída. Ejemplo: Cerrojo y lujoso. La sílaba tónica es -rro- para cerrojo y -jo- para lujoso, ambas con la misma vocal tónica, la «o». A partir de esa sílaba, se repiten las vocales, pero no las consonantes. Por lo tanto, es rima asonante.

¿Por qué os explico esto? Os preguntaréis. La respuesta es muy sencilla, vamos a imitar el ritmo de aquellos seudónimos que te habían gustado, pero que ya estaban pillados, mediante el uso estratégico de la rima.  Te recomiendo que huyas de la rima consonante y te quedes con la asonante, pues esto dará lugar a seudónimos mucho más originales y frescos.

El buscapalabras: Tu arma definitiva

Ahora os hablaré de una herramienta que os sérá de infinita ayuda para buscar otros nombres que rimen con aquellos que os gustaban, pero que no podéis usar, y de esa forma lograr una musicalidad similar a la del seudónimo original que teníais en mente. Me refiero a Buscapalabras y en concreto a su sección especial dedicada a los nombres.

buscapalabras-buscar-nombres

Voy a poner un ejemplo con el que lo entenderéis muy bien. Supongamos que el seudónimo que tanto os había gustado es Amalia Rodríguez y que habéis descubierto que ya existe una escritora con ese nombre u otra persona conocida (una actriz, una artista, etc). Pues bien, necesitamos nombres que formen una rima asonante con Amalia. Por desgracia, la página no los buscará automáticamente por nosotros, sino que tendremos que introducir manualmente la terminación (por eso os expliqué antes lo de la rima consonante y la rima asontante).

buscar-nombres-que-terminen-por

Puesto que buscamos rima asonante, introduciremos en el recuadro de búsqueda terminaciones como: -adia, -aria, -acia, -atia, etc. Buscapalabras nos ofrece, además, una clasificación muy útil de nombres por número de letras.

Siguiendo con el ejemplo, usando esta herramienta obtendríamos alternativas como: Katia Rodríguez, Nadia Rodríguez o Nazaria Rodríguez. También podemos explorar las rimas consonantes, que nos darían resultados como Natalia Rodríguez o Dalia Rodríguez. Después, repetiremos este proceso con todos los nombres que nos habían gustado para así multiplicar nuestra lista interminable de seudónimos.

***

¿Qué os ha parecido la entrada? ¿Os han resultado útiles estos consejos? Apoyadme compartiendo, comentando y dando like al contenido. Recordad que podéis suscribiros a la Newsletter de Un alma romántica y recibir novedades mensuales, además de contenido sorpresa.

¡Gracias por leerme!