Para escritores Proceso de escritura

¡Cuidado con Mary Sue! Un error muy común en la creación de personajes

«¿Quién demonios es Mary Sue?», te preguntarás. Mary Sue es la pesadilla de un escritor, especialmente aquellos noveles o poco experimentados. También llamado Gary Stu, en su versión masculina, Mary Sue es un prototipo de personaje que se caracteriza por ser odiosamente perfecto. Se trata, pues, del típico personaje en el que el autor se ve reflejado y como consecuencia, fuerza los acontecimientos y pensamientos del resto de individuos para que dicho personaje destaque sobre los demás.

El origen de Mary Sue

El término surgió en 1973, a raiz de una parodia de Star Trek escrita por Paula Smith. En ella aparecía un personaje femenino llamado Mary Sue, que caricaturizaba la conducta de los autores de fanfictions de esa época, la mayoría de ellos adolescentes. Estos jóvenes autores tendían a autoinsertarse en el mundo de Star Trek a través de la creación de un personaje que los representara. Como reflejo de ellos mismos, a menudo estos personajes hacían gala de unas habilidades impresionantes o unas capacidades hiperdesarrolladas. Así pues, Paula Smith definió a su personaje satírico, Mary Sue, como una persona irreal e idealizada, que llega a convertirse en teniente de la flota a la tierna edad de quince años.

Por qué evitar a las Mary Sue

Como ya hemos dicho, Mary Sue es tan extremadamente perfecta, que resulta odiosa. Todos los personajes, excepto quizás los antagonistas, la adoran. El autor es incapaz de poner un solo defecto a Mary Sue, ni siquiera en boca de uno de sus personajes, y eso sucede porque se siente ligado e identificado con ella. Por mucho que el autor aprecie a ese personaje, la excesiva perfección de éste, muy lejos de complacer al lector, hará que se gane su antipatía. Los lectores odiarán a nuestra Mary Sue y eso, unido a la más que probable y destacada aparición de ésta en la historia, logrará espantarlos de nuestro libro.

Cómo saber si mi personaje es una Mary Sue

Lo primero que deberías hacer si sospechas que se te ha colado en tu obra una Mary Sue, es tratar de sacarle defectos a dicho personaje. ¿No puedes? Probablemente estés ante una Mary Sue.

Si te resulta difícil localizarla, te aconsejo que crees un mapa de personajes donde señales las interrelaciones entre ellos. Deberás clasificar dichas relaciones de la siguiente forma: relación amorosa, enemistad, relación cordial, relación tirante o incómoda y relación neutra.

mapa-relaciones-personajes
Ejemplo de mapa de personajes. Fuente: https://www.amor-yaoi.com/fanfic/viewstory.php?sid=138413&index=1

Una vez completado tu mapa de relaciones entre personajes, observa y analíza con atención. ¿Hay algún personaje que sólo presente relaciones amorosas y/o cordiales? Si la respuesta es sí, podrías estar, de nuevo, ante una Mary Sue.

Para profundizar más en el tema, te recomiendo visitar el artículo de Cazadoras del romance: Lo que no hay que hacer en un personaje: Las Mary Sues, donde realizan un completo análisis sobre este tipo de personajes, incluyendo los diferentes subtipos que se pueden encontrar.

***

Si te ha gustado este artículo, compartelo y dale a me gusta. Eso me motiva a seguir escribiendo. Además, te invito a que te suscribas por correo al blog, dentro de poco comenzaré a mandaros cosas interesantes a los que lo hayáis hecho… ¡Y gratis!

¡Gracias por leerme!

Si te ha gustado... ¡Comparte!
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Quizás te interese...

2 Comentarios

  1. Me resulta interesante, ya que estoy escribiendo mi primer libro, y cada detalle cuenta.

    1. ¡Exactamente Sandra! Es un error menos que vas a cometer… Yo también estoy escribiendo mi primer libro (bueno, estoy revisándolo más bien), así que te entiendo perfectamente. ¡Gracias por leerme y comentar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *